¿por qué es importante la historia en la vida cotidiana?

¿por qué es importante la historia en la vida cotidiana?

Qué es la historia

Para algunas personas, la historia es sólo eso, algo que se aprende en un aula, una colección de nombres e historias en gruesos libros de texto. Pero hay muchas razones por las que la historia es importante más allá de un examen parcial en el instituto. Robert Denning, director de la facultad de Historia de la Universidad de Southern New Hampshire, afirma que todo el mundo se beneficia del conocimiento histórico porque explica la propia humanidad y cómo hemos llegado a donde estamos hoy.

“La historia es el relato del cambio a lo largo del tiempo. También demuestra que la naturaleza humana ha permanecido bastante constante”, dijo. “La historia demuestra que las circunstancias y las tecnologías cambian, pero los seres humanos siguen queriendo las mismas cosas que en civilizaciones anteriores: riqueza, seguridad, felicidad, poder, realización espiritual y social, etc.”.

Roos era sólo un niño cuando visitó el Parque Militar Nacional de Gettysburg en 1990 con su familia. “Vi los monumentos, el terreno en el que lucharon los soldados y a los guardas del Servicio de Parques Nacionales dando visitas guiadas en el campo de batalla”, dijo. “Supe que eso era lo que quería hacer como carrera a los 10 años”.

La importancia del ensayo de historia pdf

La historia es un tema muy importante y juega un papel muy vital a la hora de conformar nuestra sociedad. La historia es el estudio de los acontecimientos pasados. Nos referimos al pasado para compararlo con el presente y deducir los cambios que se han producido.  Estas acciones del pasado también dan forma a nuestras acciones futuras.  Por lo tanto, la historia desempeña un papel fundamental a la hora de prepararnos para el futuro.

LEER  ¿cuál fue la guerra más destructiva?

La historia es una parte muy importante de nuestra vida cotidiana. No sólo porque hay ciertos acontecimientos y sucesos del pasado que han dado forma a nuestro mundo actual, sino también por el hecho de que la humanidad tiende a pasar por los mismos retos una y otra vez.  La única diferencia es que la gente aprende de lo que ya ha sucedido y desarrolla mejores mecanismos de resolución de problemas. Sigue leyendo y descubre por qué la historia es una parte importante de nuestra vida.

1. La historia fomenta el patriotismo y potencia el civismo responsable.  Al estudiar la historia, uno descubre cómo surgió su nación, los problemas a los que se enfrentó y también los valores de la nación. También descubre cómo el país interactuó con otras sociedades. Esta información le permite apreciar su nación y convertirse en un ciudadano responsable.

10 razones por las que estudiamos la historia

La gente vive en el presente. Planifican y se preocupan por el futuro. La historia, sin embargo, es el estudio del pasado. Teniendo en cuenta todas las exigencias que impone vivir en el presente y anticipar lo que está por venir, ¿por qué preocuparse por lo que ha sido? Teniendo en cuenta todas las ramas del conocimiento deseables y disponibles, ¿por qué insistir -como hacen la mayoría de los programas educativos estadounidenses- en un buen trozo de historia? ¿Y por qué instar a muchos alumnos a estudiar aún más historia de la que se les exige?

Cualquier materia de estudio necesita una justificación: sus defensores deben explicar por qué merece la pena prestarle atención. La mayoría de las asignaturas que gozan de gran aceptación -y la historia es sin duda una de ellas- atraen a algunas personas a las que simplemente les gusta la información y los modos de pensamiento que conllevan. Pero el público que se siente menos atraído espontáneamente por el tema y que tiene más dudas sobre por qué molestarse necesita saber cuál es el propósito.

LEER  ¿qué ocurrió en la batalla de las navas de tolosa?

En el pasado, la historia se ha justificado por razones que ya no aceptaríamos. Por ejemplo, una de las razones por las que la historia ocupa un lugar en la educación actual es porque los líderes de antaño creían que el conocimiento de ciertos hechos históricos ayudaba a distinguir a los educados de los incultos; la persona que podía deletrear la fecha de la conquista normanda de Inglaterra (1066) o el nombre de la persona que ideó la teoría de la evolución más o menos al mismo tiempo que Darwin (Wallace) se consideraba superior, un mejor candidato para la facultad de derecho o incluso para una promoción empresarial. El conocimiento de los hechos históricos se ha utilizado como dispositivo de selección en muchas sociedades, desde China hasta Estados Unidos, y el hábito sigue vigente en cierta medida. Por desgracia, este uso puede fomentar la memorización sin sentido, un aspecto real pero poco atractivo de la disciplina. La historia debe estudiarse porque es esencial para los individuos y para la sociedad, y porque alberga belleza. Hay muchas maneras de discutir las funciones reales de la asignatura, ya que hay muchos talentos históricos diferentes y muchos caminos diferentes hacia el significado histórico. Sin embargo, todas las definiciones de la utilidad de la historia se basan en dos hechos fundamentales.

Importancia de la historia en la sociedad

Estudiar la historia es estudiar el cambio: los historiadores son expertos en examinar e interpretar las identidades humanas y las transformaciones de las sociedades y civilizaciones a lo largo del tiempo. Utilizan una serie de métodos y herramientas analíticas para responder a preguntas sobre el pasado y reconstruir la diversidad de la experiencia humana en el pasado: cuán profundamente han diferido las personas en sus ideas, instituciones y prácticas culturales; cuán ampliamente han variado sus experiencias según el tiempo y el lugar, y las formas en que han luchado mientras habitaban un mundo compartido. Los historiadores utilizan un amplio abanico de fuentes para entrelazar las vidas individuales y las acciones colectivas en relatos que aportan perspectivas críticas tanto a nuestro pasado como a nuestro presente. El estudio de la historia nos ayuda a comprender y abordar cuestiones y dilemas complejos al examinar cómo el pasado ha configurado (y sigue configurando) las relaciones globales, nacionales y locales entre las sociedades y las personas.

LEER  ¿qué pasó en europa en 1848?

Dado que la historia nos da las herramientas para analizar y explicar los problemas del pasado, nos permite ver patrones que de otro modo podrían ser invisibles en el presente, lo que proporciona una perspectiva crucial para entender (y resolver) los problemas actuales y futuros. Por ejemplo, un curso sobre la historia de la salud pública podría destacar cómo la contaminación ambiental afecta de forma desproporcionada a las comunidades menos pudientes, un factor importante en la crisis del agua de Flint. La comprensión de los patrones de inmigración puede proporcionar antecedentes cruciales para abordar las tensiones raciales o culturales actuales. En muchos sentidos, la historia interpreta los acontecimientos y las causas que han contribuido a nuestro mundo actual.

Acerca del autor

admin

Ver todos los artículos